Carretera a El Salvador Km. 16.5, Fraijanes | +502 66241818 | info@cig.edu.gt

Día del Bibliotecario

Este sábado 30 de septiembre se celebra nuevamente el Día del Bibliotecario en Guatemala. Esta noble profesión ayuda e instruye a las personas para identificar y acceder de manera más rápida a la información que se necesite con respecto a libros de texto, revistas y demás.

Sin embargo, la tarea del bibliotecario ha ido evolucionando. Con la vanguardia de la tecnología, y con la llegada de los libros electrónicos, por ejemplo, esta persona cada vez tiene más horizontes con respecto a la información literaria.
En Guatemala existen bibliotecas y hemerotecas que resguardan fielmente infinidad de libros, colecciones, enciclopedias y artículos que permiten su consulta durante muchos años. Prácticamente, el bibliotecario es una persona fundamental en cuanto a fuentes de información.

La Biblioteca Nacional de Guatemala “Luis Cardoza y Aragón” se fundó el 18 de octubre de 1879 por medio de un decreto promulgado y abrió sus puertas al público en 1800 en el edificio de la Sociedad Económica. Desde entonces sufrió varios traslados hasta su final establecimiento en la sexta calle entre cuarta y quinta avenidas de la zona 1.

Con la aparición de la imprenta, a mediados del siglo XV, se produjo el milagro de la multiplicación de los libros y, por lo tanto, de las bibliotecas y de los empleados de las mismas. Por eso es que Juan Gutemberg siempre será bien recordado. Lógicamente, surgió el negocio floreciente de los libros, habida cuenta del desarrollo de las universidades.

El paso siguiente fue la organización de corporaciones gremiales por parte de los libreros. Ya en el mismo siglo XV los libreros de Barcelona, al constituir su gremio, lo pusieron bajo la advocación de San Jerónimo (h. 331-420), cuya fiesta se celebra el 30 de septiembre.

De acuerdo con el licenciado Gonzalo Dardón Córdova, fundador y primer director de la Escuela de Bibliotecología, en una de las sesiones de la Asociación de Bibliotecarios de Guatemala, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, Jorge Juárez García, bibliotecario de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, presentó la moción de que se fijara como Día del Bibliotecario el 30 de septiembre, de conformidad con la tradición española. Sin hacer mayores reflexiones sobre el particular, la ponencia en mención fue aceptada. Desde entonces se celebra en Guatemala el 30 de septiembre como el Día del Bibliotecario.

Leave a Reply